La naturaleza mágica de Tiffany Bozic

La obra de Tiffany Bozic canaliza la técnica y descripción precisa de los grandes ilustradores naturalistas clásicos como Audobon, Alexander Wilson, o Ernst Haeckel, agregándoles el elemento fantástico y surrealista de artistas contemporáneos como Josh Keyes, Walton Ford, o Lindsey Carr; una combinación que tiene como resultado una visión única, tan personal como universalmente fascinante, un relato que nos habla de una naturaleza cuya magia tiene la misma parte de fantasía que de ciencia.

Bozic8

Técnicamente, Bozic suele trabajar sobre paneles de madera de arce, y ha desarrollado una compleja metodología de manchado y ‘enmascaramiento’ para utilizar el grano natural de este material como parte de sus composiciones. Con este fin utiliza múltiples capas de pintura acrílica aguada, que va superponiendo hasta conseguir el efecto deseado. Su estilo se enmarca dentro de lo figurativo, rozando muchas veces el hiperrealismo y siempre con reminiscencias de la ilustración naturalista más científica.

bozic-growth.png

A la hora de componer utiliza métodos variados, documentándose siempre que puede con fotografías propias y mediante la interacción real con los especímenes, y cuando no es posible utilizando fotos de archivo y recursos bibliográficos de museos y bibliotecas. Luego combina sus sujetos recurriendo a métodos como la construcción de dioramas, collages, arreglos florales, o simplemente la imaginación.

WS.MightBPoisonous

Temáticamente los cuadros de Bozic utilizan los animales y las plantas para crear metáforas que reflexionan sobre lo que significa ser humano, estructurando una narrativa que habla del ciclo de la vida y la muerte, los miedos, los lazos emocionales (especialmente luego de la maternidad de la artista), la identidad, y la búsqueda de la seguridad, entre otros temas.

Tiffany-Bozic-Featured

A través de la yuxtaposición de representaciones altamente realistas de animales y organismos vegetales y composiciones oníricas que apelan al subconsciente, Bozic logra evocar una miríada de sentimientos y sensaciones que logra que nos cuestionemos la distinción real que existe entre el ser humano y el resto del reino animal, exponiendo desde un nivel emocional el constructo social que hemos erigido para separarnos de nuestro lado más instintivo. En definitiva, Tiffany Bozic hace arte que no solo es impresionantemente bello, sino que además utiliza esa belleza para remover sentimientos y provocar reflexiones.

*Todas las imágenes propiedad de la artista

Si quieres visitar el sitio web de Tiffany Bozic haz click aquí